El 2022 comienza sin agua para alimentar los ríos Limay y Neuquén

0
111

El 2022, que comienza dos semanas, muestra perspectivas negativas sobre la sequía. Esto se reflejará en los embalses, que deberán utilizar para sus erogaciones el agua acumulada como «ahorro». Quien lo alertó fue Elías Sapag, presidente de Emprendimientos Hidroeléctricos Sociedad del Estado Provincial del Neuquén (Emhidro) y representante por Neuquén en la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC).

El funcionario caracterizó al 2022 como un año «muy complicado» por la falta de agua. Explicó «no vemos humedad» en el próximo trimestre y no hay ningún evento de lluvia previsto para los próximos 15 días.

Aclaró que durante el verano se podrá garantizar la erogación para el riego y la industria gracias al río Neuquén, en el que se logró acumular la suficiente cantidad de agua. Sin embargo, las proyecciones sobre el agua son malas para toda la región.

«En el Limay es peor todavía porque es el que genera energía, tiene cinco represas», resaltó Sapag en charla con AM550. Explicó que el caudal está unos siete u ocho metros abajo en la represa de Piedra del Águila y 11 metros en la de El Chocón.

«Recuperar este mar de agua es imposible porque no tenemos un evento meteorológico que pueda llenar estos embalses», lamentó el funcionario y repitió el reclamo para que se modifiquen las metodologías del uso del agua en las hidroeléctricas. En agosto, la Legislatura de Neuquén aprobó un proyecto de comunicación en el que le pide a la secretaría de Energía de Nación que implemente programas para limitar la demanda energética.

Sapag puntualizó que «a partir de ahora todo el agua que entre no va a alcanzar para la salida, por lo tanto vamos a tener que tomar de los ahorros que tenemos». Detalló que actualmente se erogan 300 m3 aguas abajo del embalse de Arroyito y 120 m3 desde la compuerta de San Patricio del Chañar. «Esto implica que está entrando exactamente lo que sale», advirtió.

LEAVE A REPLY