Día del Locutor en Argentina

0
63

El 3 de julio de 1943 un grupo de cultores entusiasta y pionero de la radiofonía, decidieron organizarse en Buenos Aires y fundaron la Sociedad Argentina de Locutores (SAL), que dio origen a la entidad que los nuclea y también a la fecha conmemorativa del “Día del Locutor” en Argentina.
Un grupo de entusiastas y profesionales de la radio se reúnen en el mítico edificio de la redacción de la Revista Antena, ubicado en la Avenida Corrientes al 800, para formar la Sociedad Argentina de Locutores (SAL).
Eran alrededor de 21 y entre ellos se encontraba Roberto Galán, el recordado conductor de ciclos televisivos como Si lo sabe cante y Yo me quiero casar y ¿usted?.
Según contó el mismísimo presentador, la conformación de esta sociedad les permitió a todos estos jóvenes locutores unirse más que nunca. Es que, en ese entonces, se encontraban rotundamente divididos.
“La idea surgió durante un encuentro propiciado por la Dirección General de Correos y Telégrafos, que solía convocar a locutores de las principales emisoras porteñas. Era para conducir el tradicional desfile militar del 9 de julio en la zona de Palermo. Al conocernos los locutores, nos dimos la mano, ya que estábamos distanciados y competíamos entre nosotros“, decía Galán.
Cabe destacar que no fue sino hasta 1950, que se instaura esa fecha como la elegida para homenajear a los locutores. Profesionales que con la potencia de sus voces deslumbraban, emocionaban y divertían a familias argentinas enteras, día y noche.
A través de todos estos años, cientos de locutores han logrado atrapar a los oyentes y televidentes con estilos y personalidades muy diferentes como pocas personas podrían haberlo hecho.
La lista es infinita y con su labor demostraron la importancia de una de las profesiones más versátiles de la comunicación. Desde pasar de conducir un noticiero, a relatar un partido de fútbol, pasando por la actuación de voz y la presentación de ciclos musicales.
Así, a 70 años de aquel primer Día del Locutor, hoy cada uno de ellos veneran, una vez más, la belleza de la voz.

LEAVE A REPLY